martes, 5 de enero de 2010

Una bicicleta, unos patines, un carrito, una bota...

Siempre me pareció acogedora.


La casa de la abuela Cata era mi prototipo de vivienda a futuro. Pero como era antes, con tejas de adobe, con olor a leña, con neblina fría, con aire fresco que obligaba siempre a andar como me gusta: bien abrigadita.


Justo en aquella casa, a mis nueve años, fue que tuve los regalos más bonitos hechos por mis Reyes Magos.


Recuerdo que vivíamos en un cuarto adaptado en el patio central de la casa. He olvidado el porqué decidimos mudarnos de nueva cuenta para allá. Mi hermano cursaba primero de primaria y yo cuarto; era la primera de dos veces en las que nos tocaría compartir escuela.


Teníamos unas literas. Mamá dormía abajo con papá y mi hermano tendría que fregarse a dormir conmigo arriba. Edades en las que pasábamos sólo peleando.


Aquella ocasión, mamá nos forzó a dormir. Yo no podía. Me daba miedo escuchar el tema central de "Los Polivoces", hasta la fecha lo escucho y me tapo los oídos. Ese programa lo sigo viendo por la risa que me provocan sus personajes, pero ¡ay nanita! el tema me espanta.


Miñín y yo corrimos presurosos a abrir nuestros regalos. Nunca me habían traído tantas cosas en una sola vuelta. Al pie del árbol que emergía de una gran maceta roja, que después fue blanca, estaba mi bicicleta roja, una que acaso utilicé dos veces. Mamá me había insistido tanto para que les pidiera una muñeca vestida de rosa montada en una pequeña bicicleta. "Anda pues mamá, anótale en la cartita una muñeca vestida de rosa montada en una pequeña bicicleta". Me la trajeron, casualmente.


Una caja grande me esperaba aún. Patines en línea, papá nunca quiso que sus niños carecieran de diversión y compraba lo que todos tenían; la diferencia era sólo la marca. Eran verde botella, tenían correas fiucsia y las llantas eran verde fosforescente.


Encontré una bolsa rojiblanca. Estaba llena de ropa para barbies. A su lado había un carro en el que podía meter a mi Ken y a mi muñeca. El auto traía detrás una cuatrimoto que a su vez tenía una tabla para surfear encima. Todo rosa. No entiendo porqué ahora no me gusta el rosa, pero sí, todo era rosa.


Y obviamente, mi bota de dulces. Mmmm, amo los chiclosos de tutsi.


Ese fue uno de los momentos que más recuerdo de estas fechas.


Otro fue cuando ya viviendo en otro departamento, nos escondieron los juguetes y nos hicieron llegar a ellos mediante papelitos con pistas para encontrarlos. Esa vez me regalaron una pelota gigante morada con mariposas amarillas. Salí a jugar con ella y a los cinco minutos regresé porque ya la había ponchado.


El último fue hace tres años. Sí, tenía 24 añitos y necia estaba con que quería un caballo de palo y unos boxeadores de madera. Uno de los reyes, el que sostiene a esta familia, mi familia, se la pasó toda la noche buscándolos. Entre juguete que usa batería y videojuegos, mi rey mago llegó ya de madrugada a casa para poner sobre mi tenis morado tornasolado, unas tablitas de colores de madera y unos boxeadores multicolor...


Aún sigo esperando mi caballo, pero contenta estoy sólo con mi bota...


Al fin que a los Reyes los tengo siempre en casa...


Chale, creo que quiero ir a la lucha libre.

20 comentarios:

El Xhabyra dijo...

¿¿¿ÉN ANNÁ AÍ???

CállateTú dijo...

¡¡¡A NENA MOSHAAAA!!!

¡Ya te extrañaba, condenao!

PashmiNa dijo...

AAAY a mí también me encantaban esos momentos en los que me traían cuanta cosa quisiera, los reyes siempre nos tenían muy consentidos a mi hermano y a mí, y el dia que mas recuerdo es cuando nos trajeron el super nintendo, a mi 2 barbies y la casa mágica de barbies, jajajaja a mi hermano algo de max steel y no sé qué cosas pero fue hermoso, ninguno de los 2 pudo dormir en tooda la noche por los nervios y queriendo ver las huellas del elefante frente al árbol en la sala!! JAJAJAJAJAJAJA

Saluditos y ojalá te traigan muchas cosas!!

xD

El abajo firmante dijo...

Alguna vez yo pedí un yoyo de madera y llegó por las fechas candelarias. Es cierto, los jueguetes tradicionales ya no son tradición.

Saludos y que bueno leerte de nuevo.

Víctor Victoria dijo...

que esta noche te traigan lo mejor...
Que bueno que tienes a los reyes en casa, así cualquier día del año les puedes pedir lo que sea.

Que bueno leerte.

Saludos desde la caverna fría... brrr.

MauVenom dijo...

Tons... y el otro blog?

... yo quiero comer mucha rosca y un mejor año con oportunidades y buenos momentos

que simple, lo sé pero lo necesitamos.

Besos

El otro blog ya no va a funcionar?, nomás éste?

Astαяtєα dijo...

yo sigo amando los juguetes y los dulces

sólo una vez pasé la festividad del 6 de enero en casa de mis abuelitos, ese año los reyes me trajeron una muñeca con cabello rizado y rubio

caray, la casa de los abuelos siempre tiene buenos recuerdos...

en fin, te ando leyendo =)

saludos!

la MaLquEridA dijo...

Nena, tengo algo importante que decirte... em... er... los reyes...em....







te están esperando en casita, jeje, bueno no...

elbibis dijo...

Qué bonitas historias. Como tal vez sepas, acá en el Norte sí se conocen a los Reyes Magos pero no existe la tradición de que traigan regalos a los niños. Sería bonito...

Zully dijo...

Que bonita anécdota!!... me hiciste añorar la infancia de nuevo... Espero que este año los reyes te traegan unos tickets para la arena jajaja .. digo por aquello de que tienes ganas de ir.. besos!

Mantovanni dijo...

bienvenida de vuelta callate tu!!!!!!!!!!!!!

CállateTú dijo...

Pash: Recibí lo que quería, mi bota de dulces tutsi, original jaja. Sigo a la espera de mi caballo de palo.

El Abajo Firmante: Fíjate que yo les escribía a los reyes a mitad de año o así para que me trajeran algo pero nunca sucedió jeje

Víctor: La verdad es que ahora quiero ser yo quien les regale algo a los Reyes. Lo merecen.

Mau: Nunca me puse a pensar si el otro blog dejaría de funcionar. Quién sabe, igual y tengo dos, pero no creo. Quién sabe, jeje.

Astartea: Yo no como tanto dulce, pero los de la botita son magníficos.

Te equivocaste, malquerida, Baltazar me trajo mi botita y me dejó una nota reiterando que soy su consentida jaja.

Elbibis: Si tienes hijos, deberías empezar con ellos la tradición, a menos que no quieras gastar ja

Los boletos los consigo, Zully, el chiste es tener quién me regrese a casa :P

¡Mantoooo! ¡Te extrañé!

[fa] dijo...

¡Zaz!

Que regresa y me atrapa... la seguiré leyendo por relatos como este, auqnue no me guste el fut

Saludos

CállateTú dijo...

¡Jajajaja, querida [fa]! No te preocupes, habrá menos relatos de fut jaja

LUMPENPO dijo...

A mi ya no me traen nada. Antes, nunca lo que pedía (me deben un caballo mecedor de madera) en fin. Aquí estoy antes de que su Majestad me corte la cabeza. Te propongo algo, los viernes tempranito haces una quiniela guía para todos los que aman y quieren el fútbol (como cuando las hacías en la prepa esa espantosa que sufriste) creo que tienes más conocimientos que este poeta de segunda en eso de las patadas, quien quite y le pegamos ¿no?

Siempre supe que su Majestad iba corriendo contigo "Kiku búscame una foto en el flicker... Kiku, pón esta canción... Kiku, búsca en el yutú... Kiku, baja la canción del Bunbury..."

(Oye, el libro de su Majestad ¿se vende? ¿qué hizo cuando lo recibió? ¿lo tiene arrumbado?)

Saludos de este quesque poeta preguntón. Nos seguimos.

Cassiopeia dijo...

Hola, guapa, auténtica, groupie, sabrosa, inteligente, musical, dramática, futbolera, rockera, hippie, cambiante,

colega del periodismo!

Feliz Día de Reyes.

Ely dijo...

Pues a mi nunca me trajeron mi nenuco >.< jum!
jajajajaja oie las tutsi botas son delicosiosas hace uno dias bueno no ya fue el año pasado combre de lso tutsi chiclosos!!!! tenia tiempo que no me comi unos taban muy buenos! Saludos! y Feliz dia de Reyes!!!

CállateTú dijo...

Lumpenpo: Si quieres hacemos la quiniela tú y yo ¿Va? Y no fue en la prepa en donde las hacía, fue en la secu apestosa jaja.

¿El libro de su majestad? ¡Pero si yo no he escrito ningún libro jajaja! Ah sí, ya me acordé que sí. Bueno, no sé si ella lo quiera publicar jajaja, pero la versión electrónica y ya corregida la tengo en mi poder.

Cassiopeia: ¿Eres periodista? ¡Qué buena onda, quedamos pocos!

Ely, los chiclosos son los primeros que me acabo. En esta nueva bota incluyeron pastillas de cereza pero con picante... ¡Deliciosas!

Cassiopeia dijo...

Bella, contesto en orden:

1. Sí, de toda la vida y hasta ahora en 2 diarios y una revista.

2. Buenísima. Y una pena, pero ya no somos necesarios (jejeje!) por eso empece a blogguear, por si las moscas... y no padecer de entumecimiento en los dedos...

Besitos

Ivanius dijo...

Los reyes magos siempre me trajeron libros. Y no me puedo quejar, muchos de los que me han traído aún los releo con mucho gusto.

Lo más divertido eran los mensajes en los zapatos, que a veces había que buscar por todas partes. Y los zapatos tenían que estar limpios, porque si no, los reyes me dejaban cera para calzado...