lunes, 30 de agosto de 2010

A 29 años de los huacales.


No me vino a la mente así como así.


La idea de los huacales lijados y encerados para usarse como librero no es una de esas ilustraciones hippies que de pronto se meten en mi cabeza.


Mamá y papá no hablaban nunca de cómo se conocieron. Trataban de evitar a toda costa el tema, sobre todo mamá. Cada que le cuestionaba cómo fue que se hizo novia de papá me sacaba la vuelta. "¿Para qué quieres que te platique eso?", me preguntaba. "Nomás pa' saber. ¿Pos qué?", contestaba esperando una respuesta que se hacía cada vez más eterna.


Alguna vez, desnudando los secretos que se guardan profundamente en el corazón, mamá y papá comenzaron a platicar su historia, una historia que yo me había imaginado y que resultó ser diferente a lo que siempre pensé me llegarían a relatar.


Conceptos como perfección estaban siempre asociados en mi mente como parte fundamental de su relación. Error. Cuando me enteré que el abuelo catalán no quería a mi papá porque pensaba que su hija se merecía algo mejor fue entonces que dejé de verlo como el mejor padre que mi mamá hubiera podido tener.


Papá estaba convencido de querer a mamá por sobre todas las cosas. No le importó echarse encima al abuelo, él siempre ha sido de los que quiere algo mejor y al elegir a mamá no se equivocó. "En caliente ¿si o no, gorda?", le dice a su parejita cuando ya sin tapujos relatan lo sucedido hace ya 29 años.


"Lo único que hice fue tomar a tu mamá, preguntarle si se quería casar conmigo y cuando me dijo que sí, no hubo más", cuenta papá que sin temor a juicios enjuga sus ojitos para que las lágrimas no broten de la emoción. Así es él, transparente como yo.


Se casaron en una ceremonia que lejos estaba de la pomposa fiesta que yo pensaba. A diferencia del vestido blanco con crinolinas que yo tenía en la mente desde pequeña, mamá usó un modelo recatado, blancuzco, cubierta hasta el cuello. Las fotos no mienten. Su sonrisa lo decía todo: estaba contenta, feliz de que su príncipe gris hubiese llegado a su vida.


Según cuenta ella, su familia sólo asistió para ser testigo del enlace. No más. La abuela paterna fue quien acompañó a mamá en aquella fiesta que también añoró diferente.


Pese al abuelo, a la economía, a la afición por distintos equipos (eso también pesa, cómo no), a la familia... 29 años después pueden seguir contando su historia sin que nada les pase de largo.


Sonaré cursi, pero de a poco me han enseñado que buscar tanto el amor me ha llevado por el camino contrario. "Fácil es buscar. Fácil no encontrar"... Ella sabe a qué me refiero...


No tenían nada. Entre carpetitas para adornar los libreros que formaban los huacales y la modesta habitación costeada por papá, entre las luchas internas establecidas por ambas familias, entre los gallos y gallinas que correteaban en el patio...


Esos huacales, ahora, forman parte de mi enseñanza a vivir la vida, esa que desde hace 29 años decidieron vivir juntos...


No tenían nada más que huacales... Idea que de herencia han dejado a ésta que ahora pretende vivir su vida en una modesta habitación, tal y como lo decidieron ellos hace 29 años.

8 comentarios:

misojoslloraronhastadoler dijo...

Crei que todos los principes eran azules.....jajaja!!!
linda historia...pero chica!dime quien no ha tenido uno de estos libreritos chic...tienen su encanto..muchos besos de parte de tu amiga G.TE DESEO LO MEJOR DEL MUNDO,cuidate.

CállateTú dijo...

¡Es que el traje que usó Barry el día de su boda fue gris y se veía taaaan guapo jaja!

Y ya postearé los míos, serán hermosos en cuanto me decida a hacerlos jajaja, saludos y besitos a G.

la MaLquEridA dijo...

Con razón dije ¨¿porqué gris?¨ahora ya entendí.

Snif! mis mueblecitos je.


Ah! pusiste Flor de Loto, no mam´s, pero mala onda porque pusiste cuando se le olvida la letra, que gacha.

Al papacito se le perdona todo y más.

Te amo.

@actvservidor dijo...

Jaja, bien por tu independencia... ya de a pocos uno hace la habitación tan suya que no vas a imaginar lo que era vivir con tus padres =P , te lo dice mi experiencia =)

saluos!!

CállateTú dijo...

Mami, precisamente por ese trajecito que usó Barry ¡obviamente lo recuerdas!

Flor de loto... Ya te dije: "fácil es buscar, fácil no encontrar"... eso me han enseñado ustedes... Te amo más...

@actvservidor... ¡Ni he comprado los huacales, imagínate jaja!

Malhechecito dijo...

Creo que por eso supieron encaminarlos a ti y a tu hermano poe el lado del bien, cuando las cosas custan trabajo no las deja uno pasar de largo.
Un abrazo

CállateTú dijo...

Supongo que sí supieron encaminarme, Malhechecito... Supongo :S

¡Un abrazo!

John Boy dijo...

Lau! siempre un placer leerte. Bonita historia la de tus padres, queda corroborado que mientras más cercano a la realidad, más distantes se ven aquellos cuentos de hadas.
Ahora escribamos cada uno nuestra historia =D
P.D. veo que enlazaste un blog que no actualizo más, ahora estoy en: http://explosionmental.wordpress.com/